lunes, 30 de abril de 2018

Más allá de la belleza…… la medicina de la ciencia


Más allá de la belleza…… la medicina de la ciencia
Cuidar la imagen personal resulta trascendental en nuestro tiempo. Todo aquello relacionado con nuestro aspecto físico tiene una importancia especialmente emocional para el bienestar completo.

Desde hace varias décadas, gracias al progreso de la medicina, de la alimentación, de la educación y a la evolución natural de nuestros genes, tener una buena salud no es algo tan llamativo como lo era antes. Ahora vamos más allá y buscamos un confort de vida: la medicina de la calidad de vida. Aparecen otras disciplinas de la medicina como es la medicina antienvejecimiento y la medicina estética.

La medicina estética aparece con el fin de mejorar nuestro aspecto, pues el físico en muchas personas es un atributo esencial en la elaboración de su identidad y como consecuencia le va a servir para fortalecer su autoestima. No olvidemos la definición de salud en el preámbulo a la Constitución de la OMS (Organización Mundial de la Salud), adoptada en Nueva York en 1946: “ La salud es un estado completo de bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de lesiones o enfermedades…La salud es condición básica para la felicidad, las relaciones armoniosas y la seguridad de todos los pueblos.

En un primer momento, el enfoque de la medicina estética era principalmente correctivo, tengo un surco nasogeniano marcado, lo relleno, hoy en día va más allá, busca basándose en los avances de la ciencia, terapias preventivas, antiaging, que puedan retrasar, más que tratar, los efectos del paso del tiempo.

Aparecen tratamientos novedosos como la bioestimulación facial con PRP (plasma rico en plaquetas), que por un proceso meramente fisiológico va a estimular la producción de nuevo colágeno, fundamentalmente para retrasar el envejecimiento dérmico.

Asimismo, aparecen nuevas tecnologías encaminadas a retrasar el envejecimiento cutáneo como la radiofrecuencia, láseres fraccionados…que nos van a permitir tratar de una manera más integral y completa el envejecimiento de la piel, combinando terapias correctivas y preventivas.

También mencionar que, desde un punto de vista médico, las técnicas específicas para mantener y corregir los problemas estéticos han ido aumentando de complejidad, porque hemos pasado de unas técnicas puramente cosméticas a la aplicación de tratamientos integrales que no sólo tienen en cuenta la cosmética, sino la farmacología, el ejercicio, la electroterapia, la medicina física, la psicoterapia...