domingo, 3 de agosto de 2014

TRATAMIENTO DE LA ROSÁCEA

ROSÁCEA

¿Qué es la rosácea?
Piel sana
La rosácea es una enfermedad inflamatoria crónica con periodos de mejoría y empeoramiento, de causa desconocida, que afecta a la piel y a veces a los ojos. Habitualmente se localiza en la cara y raramente en otras zonas como el tronco o el cuello. Se manifiesta como un enrojecimiento inicialmente transitorio que más tarde se hace persistente con la aparición de dilataciones vasculares y a veces granos rojos y con pus, parecidos a los que presenta el acné juvenil. Afecta a millones de personas en todo el mundo pero es más común en mujeres que en hombres, aunque a veces éstos presentan formas más severas. La máxima incidencia ocurre entre los 30 y 60 años, y es más frecuente en personas de piel clara.



¿Cuál es la causa de la rosácea?
No se conoce la causa exacta. Se cree que hay una predisposición individual a desarrollar la enfermedad debido a la hiperactividad vascular. Es decir, que en algunas personas los vasos sanguíneos de la cara se dilatan fácilmente como respuesta a determinados estímulos, y esto causa un enrojecimiento facial.

¿Qué factores pueden empeorarla o desencadenar los brotes?
Las personas con rosácea reconocen algunos estímulos como desencadenantes del enrojecimiento facial. Los factores causantes del enrojecimiento en algunos pacientes pueden no afectar a otros y pueden ser uno o varios de los siguientes:

·        Rosácea.
·        Calor, frío o viento
·        Estancias muy caldeadas o cambios bruscos de temperatura
·        Comidas y bebidas muy calientes y especiadas, quesos fermentados y alcohol
·        Exposición solar
·        Ansiedad y estrés
·        Uso prolongado de corticoides tópicos
·  Algunas mujeres pueden notar el inicio de la enfermedad o empeoramientos durante la menopausia

 ¿Cómo se manifiesta la rosácea?
Inicialmente se producen episodios de enrojecimiento facial transitorio en relación con uno o más de los factores anteriores. Sin embargo, no todas las personas que se ponen rojas en situaciones de estrés o por el calor acabarán teniendo una rosácea. Con el tiempo, en algunos casos, el enrojecimiento facial es persistente y los pequeños vasos de la piel de la cara se dilatan y quedan como líneas rojas o violáceas en la nariz y las mejillas (telangiectasias). Esta es la denominada rosácea vascular. Durante la evolución a veces aparecen granos rojos y con pus (pápulas y pústulas). Es la rosácea inflamatoria. En estadios más avanzados puede aparecer engrosamiento de la piel en la frente, el mentón, las mejillas y, sobre todo, en la nariz, que en algunos hombres se enrojece, agranda y se cubre de telangiectasias. Se denomina rinofima y puede ser raramente la única manifestación de la rosácea. Muchos pacientes con rosácea notan intolerancia a diversos cosméticos y medicamentos tópicos (aplicados sobre la piel).

Rinofima
¿Cómo afecta a los ojos la rosácea?
En la mitad de las personas que padecen rosácea esta puede afectar no sólo a la piel, sino también a los ojos. Los pacientes sufren enrojecimiento, picor, quemazón, lagrimeo, aumento de la sensibilidad a la luz o inflamación de los párpados. La afectación ocular no se corresponde con la gravedad de la afectación facial.


¿Cómo evoluciona?, ¿Puede curarse?
La evolución es crónica con episodios de empeoramiento. Estos brotes pueden ser tratados y controlados. El objetivo del tratamiento es controlar los síntomas y mejorar el aspecto de la piel. Este tratamiento debe prescribirlo su médico y puede necesitar meses para conseguir mejorías. Aplicar cosméticos inadecuados o medicamentos no indicados por su médico empeora y mantiene la enfermedad.

¿Cuál es el tratamiento para la rosácea?
Los síntomas y signos de rosácea varían mucho de unos pacientes a otros y el tratamiento se indica para cada caso en particular, ya que cada persona responde de forma diferente, y un tratamiento eficaz en un paciente puede no serlo en otro.

Los tratamientos son eficaces para las pápulas y las pústulas, mientras que el enrojecimiento de la piel es más difícil de eliminar. Entre los tratamientos habituales están los antibióticos orales o tópicos. Esto no significa que la rosácea sea una infección bacteriana. La eficacia del antibiótico estaría en relación con su acción antiinflamatoria y, probablemente, también por afectar a las bacterias normales de la piel, cuyo papel en la rosácea está siendo estudiado. Habitualmente el dermatólogo le recomendará un antibiótico oral como (Tetraciclinas o Eritromicina) o tópico (Metronidazol, Eritromicina, Clindamicina). Algunos casos más severos pueden necesitar Retinoides orales. El tratamiento es prolongado, y puede requerir modificaciones que le indicará su médico según la evolución. A veces se emplea cirugía o láser para corregir el rinofima o las telangiectasias.


La revista British Journal of Dermatology publicó un estudio científico que demuestra la eficacia del tratamiento con luz pulsada intensa (IPL) sobre el enrojecimiento y las dilataciones vasculares de los pacientes con rosácea. 


Dicho tratamiento fue aplicado en 34 pacientes con rosácea que presentaban enrojecimiento y dilataciones vasculares. Cada paciente recibió cuatro sesiones de IPL con un intervalo de 3 ó 4 semanas entre una sesión y otra.



Luego de dicho tratamiento se redujo más del 50% el enrojecimiento, eliminándose más de la mitad de las dilataciones vasculares. Dicha mejoría se mantenía luego de seis meses, momento en que los pacientes acudían al último control. Los pacientes manifestaban un alto grado de satisfacción luego del tratamiento.



Se concluye que el enrojecimiento, el rubor y los vasos dilatados de la rosácea pueden ser efectivamente tratados con luz pulsada intensa. Debe ser realizado por el médico dermatólogo idóneo en el manejo de estos equipos. Este estudio fue efectuado con aparatología moderna que permite una buena tolerancia del procedimiento sin molestias.


¿Cómo contribuye el paciente a que el tratamiento funcione?
La persona afectada tiene un papel muy importante en el control y evolución de su rosácea. Debe seguir las indicaciones de tratamiento prescritas por su médico y además debe:

·        Evitar todas aquellas situaciones que causan enrojecimiento facial. Es útil anotar los posibles desencadenantes para ayudar a identificar los factores agravantes.
·        Utilizar diariamente fotoprotectores con factor de protección solar 15 ó superior y evitar la exposición solar directa y prolongada.
·        Limpiar la piel con limpiadores suaves sin jabón.
·        Evitar cosméticos demasiado grasos o que contengan alcohol (lociones, tónicos, perfumes, aftershaves).
·        No deben emplearse corticoides ni otros medicamentos tópicos sin consultarlo previamente.

****************************************
Dr. Carlos Alberto Ramírez Medina
M.N 146.653 M.P 453.839
****************************************
Dermatología y Medicina Estética
WhatsApp: 15 6180-6736

 4551-0630