jueves, 14 de junio de 2012

COLOCACIÓN Y USO CORRECTO DEL CONDÓN O PRESERVATIVO MASCULINO


COLOCACIÓN Y USO DEL CONDÓN

Los condones son un método anticonceptivo de barrera. Son fundas, la mayoría compuesta por una fina goma de látex,  que se adaptan a la forma de pene en erección. Puede recibir otros nombres como profilácticos, preservativos o forros. Forman una barrera que impide a los espermatozoides penetrar en la vagina. Son también adecuados para prevenir el contagio de enfermedades de transmisión sexual  ya que evitan  el contacto directo entre el pene y la vagina.

Efectividad

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, la efectividad de un condón que se utiliza incorrectamente se sitúa en el 85%.  No obstante, si la colocación y uso del condón es la adecuada, la efectividad asciende al 98%.



Ventajas
  • Son muy asequibles y no necesitan prescripción médica
  • No tienen efectos secundarios
  • Pueden ser utilizados como método anticonceptivo complementario
  • Protegen contra las enfermedades de transmisión sexual, entre ellas el VIH
  • Después de abandonar su uso, la mujer recupera inmediatamente la fertilidad
Inconvenientes
  • Puede atenuar la sensación sexual en los hombres
  • Es necesario una buena colocación para que su efectividad sea alta
  • La mayoría no pueden ser utilizados si se tiene alergia al látex
La eficacia del condón aumenta si está bien colocado. Para ello, hay que seguir una serie de pasos:

1. Utilizar un preservativo nuevo en cada relación sexual. Es importante que el envase se encuentre en perfectas condiciones y que el condón no esté caducado. Al abrir el envase no hacerlo con los dientes o las uñas, ya que se puede dañar. Se debe abrir por un lateral y siempre con los dedos, nunca con ayuda de los dientes tijeras o similares.

2. Una vez abierto y antes de colocarlo, comprobar si el preservativo está al derecho o al revés. Esto se puede hacer soplando un poco dentro del preservativo para ver hacia qué lado lo tenemos que desenrollar.

3. Hay que colocar el condón antes de  cualquier contacto físico con el pene (bucal, genital o anal). Los fluidos producidos durante las primeras fases de erección pueden contener esperma y microorganismos causantes de ETS.

4. Mantener presionado el depósito del preservativo y desenrollarlo hasta la raíz del pene en erección. Si  el condón no se desenrolla con facilidad, probablemente no esté en buen estado o se encuentre al revés. En ese caso, habrá que tirarlo y utilizar uno nuevo. Tomar el preservativo por el extremo cerrado (depósito) y sujetarlo con los dedos pulgar e índice. Presionar la punta del depósito para expulsar el aire y dejar espacio para el semen, pues si se forma alguna burbuja de aire puede romperse. Si el preservativo no lleva depósito, éste debe hacerse al colocarlo dejando un espacio libre de 1 a 2 centímetros de largo en la punta del pene.

5. Mientras se sigue presionando el depósito con una mano, se ha de desenrollar con la otra el preservativo cuidadosamente hasta cubrir completamente el pene.

6. Se debe usar durante toda la penetración y asegurarse de que sigue en su sitio. Si se enrolla, hay que desenrollarlo de nuevo inmediatamente y, si se desprende, colocar un preservativo nuevo antes de continuar la relación sexual.

7. Después de eyacular, presionar el borde del preservativo y retirarlo antes de que el pene pierda la erección. Una vez retirado el pene, quitar el condón deslizándolo evitando que se derrame el semen.

8. Desechar el condón utilizado.

9. Usar uno nuevo cada vez que se mantenga una relación sexual y si se cambia de práctica sexual (penetración vaginal, anal u oral).

10. Comprobar que no se ha roto, llenándolo de agua o presionando el depósito, anudarlo y tirarlo a la basura, nunca al WC pues los preservativos no son biodegradables.

Existen algunas prácticas que pueden provocar que el preservativo se rompa:
  • Utilizar lubricante con base oleosa
  • Utilizar un condón dañado
  • Utilizar el preservativo más de una vez
  • Desenrollar el condón antes de utilizarlo